Albóndigas en caldito

4

Con estos fríos infernales que están haciendo, lo que más apetece para comer es un puchero. Esto es así. Y al que le apetezca un gazpacho, que se lo vaya a mirar al médico de cabecera. Porque como dice mi abuela, que de cocina sabe un rato… este tipo de comidas “resucitan a un muerto” (imagino que se referirá a un muerto de frío).

Hoy os traigo una comida riquísima, facilísima (como siempre) y encima dura más de un día. Bueno, esto depende del número de comensales. Nosotros somos dos y con estas cantidades, un par de días comemos seguro.

Aconsejo prepararla el día de antes, que como ya sabéis, las comidas de cuchara están más ricas al día siguiente. Bueno, pues vamos al lío…

Ingredientes:

– ½ kilo de carne picada de vacuno

– 1 ajo grande o dos pequeños

– 2 ó 3 ramas de perejil

– 1 huevo

– 3 cucharadas soperas de pan rallado

– una pizca de sal

– 4 patatas pequeñas

– 1 pastilla de avecrem de pollo

– 1 hueso de jamón

– 1 cebolla

– 1 y ½ litros de agua

1

Ponemos en una cacerola grande el agua con la cebolla en trozos, la pastilla de avecrem y el hueso y hervimos a fuego medio. Como tarda un rato en hervir, yo mientras tanto voy haciendo las albóndigas.

Mezclamos en un bol grande la carne, el perejil y el ajo picado, el pan rallado, el huevo y la sal. Cuando la mezcla esté homogénea, hacemos bolitas del tamaño de una pelota de ping pong aproximadamente.

TRUCO: para que las albóndigas no se nos abran al hervir, nos mojamos las manos en un poco de vinagre antes de hacer cada bolita. El que quiera ir de revolucionario (y le guste el sabor un poco fuerte), que le ponga el chorreón de vinagre directamente a la carne. Aquí cada uno a su gusto. En mi casa somos “mu” revolucionarios, no digo más. :)

2

Seguramente mientras hemos hecho las albóndigas, haya comenzado a hervir el caldo, así que vamos poniendo todas las bolitas dentro de la olla con cuidadín de que no nos salpique. Porque está hirviendo, más que nada. Que sé de alguno/a que juega a encestar la albóndiga y acaba rebozado en Linitul.

Dejamos la carne cociendo, y a los 20 minutos añadimos las patatas cortadas en dados. Dejamos las patatas otros 20 minutos (la carne está en total 40 min.) y ya tenemos la comida lista, ¡Yupi!

 

BARNICONSEJO: como sabréis casi todos, la patata es uno de los alimentos que no conviene congelar, porque como dice mi madre, se quedan “zapateras”. O lo que es lo mismo, se quedan arenosas (creo que así es como lo dirían el resto de los mortales…).

Así que si queremos congelar, ponemos las albóndigas los 20 minutos correspondientes y no añadimos las patatas. Las dejamos enfriar y las congelamos así, y el día que queramos comerlas, las dejamos descongelar y las ponemos a hervir 20 minutos con la patata. Como véis es exactamente la misma receta, solo que hecha en dos partes.

3

Pues como siempre, espero que probéis esta receta resucitamuertos de mi abuela, la disfrutéis y que si os gusta… ¡La compartáis!

 

Rocío

Actualización de última hora. Confirmado, las “patatas zapateras” vienen en el dicionario. No son un invento de mi madre, aunque yo lo había creído hasta este momento… Razón AQUÍ

 

 

 

Escrito por:

Publicado en: 30 noviembre, 2014

Categoría: Cooking

Tags: , , , , , ,

Comments are closed.